Tlfn: 94 475 67 69

¿Que sistema de calefacción instalo?

¿Que sistema de calefacción instalo?

¿Qué tipo de calefacción me conviene instalar en mi hogar? Se trata de una pregunta habitual. Y para dar con la opción más acertada tendremos que tener algunos factores muy en cuenta. No todas las viviendas necesitan el mismo sistema. La elección de uno u otro dependerá de, entre otras variables, la ubicación de la vivienda, la climatología, la calidad del aislamiento, el tamaño o número de estancias.

¿Quieres saber cuales son las principales opciones con las que contamos? ¿Conocer sus ventajas e inconvenientes? Entonces sigue leyendo:

 

Caldera con radiadores de agua

Sin duda, se trata del sistema más utilizado en España. El calor se produce mediante la quema de combustibles como el gas natural en una caldera situada en un local específico y se distribuye a unos elementos terminales (radiadores) mediante el agua, emitiendo el calor a aquellos espacios que lo requieren.

La elección del agua como portador del calor se debe a que es una sustancia barata, común en todas las edificaciones y su capacidad de calentar es mayor que el de otras sustancias, por lo que requiere un caudal menor para transportar la misma cantidad de calor.

Al estar la caldera situada en otro espacio, puede airearse libremente sin problemas. Esta puede servir a un solo usuario (calefacción centralizada individual), a todo un edificio (calefacción centralizada colectiva), a una barriada e incluso a una ciudad (calefacción urbana).

 

Calefacción de gas

Se trata de una energía limpia y eficaz, tanto para la calefacción, la cocina y la producción de agua caliente. Además, permite elegir distintos tipos de combustible: gas natural, gasóleo C o gas propano.

El primero, resulta perfecto porque no hay que preocuparnos por su almacenamiento ni distribución, sin embargo, su suministro no suele llegar lejos de las ciudades. El segundo, el gasóleo C, resulta algo más peligroso, ya que se debe almacenar en tanques dentro de casa; también es más contaminante, aunque es una buena elección para calentar hogares grandes. El gas propano es perfecto para casas grandes o viviendas en pequeñas poblaciones, ya que tiene una potencia calorífica superior al gas natural y similar al gasóleo; se puede almacenar en el exterior de la casa, en recipientes pequeños o en depósitos. Cualquiera de estos tres combustibles requiere el uso de radiadores, que distribuyan un calor homogéneo en toda la casa.

 

Calefacción eléctrica por acumulación

Se trata de otro de los sistemas de calefacción más habituales, Entre sus ventajas, encontramos una instalación sencilla, su mantenimiento y seguridad. La electricidad se convierte en calor gracias a las resistencias eléctricas que hay dentro de cada calefactor eléctrico. Además, la calefacción eléctrica, que se puede encontrar en diversos sistemas, es una energía que no consume oxígeno, ni emite gases contaminantes. Tampoco necesita un mantenimiento continuo, excepto una limpieza periódica del filtro de aire.

Como principal inconveniente, la tarifa eléctrica resulta más costosa que el gas natural corriente. Por ello, puede ser una interesante opción en regiones cálidas, en las que no se necesita mucha potencia ni tiempo para calentar la casa. También para segundas viviendas, donde el uso se limita a cortos periodos de tiempo, y en hogares pequeños, que se calientan rápidamente.

 

Suelo radiante

El suelo radiante es uno de los sistemas de calefacción más confortables para los climas fríos. Consiste en una instalación por la que circula agua a temperatura elevada, oculta bajo el suelo de la vivienda. Este sistema desprende el calor, que se propaga hacia arriba, calentando el suelo y el ambiente de la vivienda.

Entre las ventajas de este sistema, decir que permite ahorrar entre el 10% y el 30% el consumo de calefacción, proporciona un calor agradable y uniforme sin resecar el ambiente y permite una imagen más estética al no haber aparatos de calefacción en las paredes. Se trata de un sistema seguro, muy recomendable si hay niños en casa. La instalación aporta un aislamiento acústico y térmico adicional y necesita poco mantenimiento.

Entre sus desventajas destacan la elevada inversión inicial y las obras que comporta (debe levantarse el pavimento de la vivienda). Además, decir que hasta que alcanza la temperatura deseada tarda cierto tiempo, por lo que se recomienda para residencias habituales.

¿Aún tienes dudas sobre que sistema es el más adecuado para tu hogar? Puedes consultar a RIOCLIMA, a través de esta web como visitando nuestras instalaciones en la Logroño y en Bilbao. RIOCLIMA CONTACTO

FUENTE ORIGINAL (Amplía información): CLICK AQUÍ.

 

FacebookTwitterGoogle+Google GmailPinterest
Posted by Rioclima / Posted on 14 dic
  • Post Comments 0

    Drop us a line

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR